innovación

Innovación Digital agrícola

Innovacion digital agricola

La agricultura evidentemente representa una parte esencial para el desarrollo de un país, sin embargo, para nadie es un secreto que con todo lo que ha avanzado el mundo tecnológico aún a la agricultura no se ha adaptado por completo a ellos, quedándose un poca atrás, es por ello que en la actualidad se ha convertido en punto central para la sostenibilidad de la misma su inclusión a la innovación.

Las Políticas agrícolas a distintos niveles, como las incluidas en el Pacto Verde europeo con su estrategia De la Granja a la Mesa, obligan al sector a tener un inclusión más profunda en el mundo de la tecnología, abriendo paso a nuevas maneras de trabajar el campo, así mismo se buscan adaptarse a la agro tecnología la cual los último años ha crecido bastante permitiendo agilizar ciertas funciones como el manejo, registro digital de las explotaciones, entre otros, así mismo el fin de la digitalización de la agricultura es potenciar, incrementar, optimizar, la sostenibilidad y rentabilidad de los cultivos.

Agricultura inteligente

La agricultura inteligente como muchos la llaman va más allá de simplemente digitalizar, es tener mejor distribución y manejo de los recursos, ayudar al productor, mejorar las políticas que rodean este sector, hacer que crezcan los estándares de competitividad, incentivar al crecimiento y expansión del sector.

Tras la propagación del COVID-19 especialmente, hemos visto a varias empresas agrícolas tradicionales adoptar nuevos modelos de integración digital para apoyar los servicios en la última milla agrícola. Existen ejemplos claros de empresas que se han beneficiado del apoyo para aprovechar las tecnologías digitales para mejorar los servicios de la cadena de suministros para los pequeños agricultores. Las soluciones digitales para la agricultura, ya se trate del asesoramiento agrícola a través del móvil, de servicios financieros digitales o de plataformas de comercio electrónico agrícola, tienen en América Latina y el Caribe el potencial de transformar los sistemas alimentarios actuales haciéndolos más productivos, rentables, transparentes y ágiles. Tienen también la capacidad de transformar las comunidades rurales al aumentar los rendimientos, mejorar el acceso a nuevos mercados, permitir el acceso al crédito y fortalecer la resiliencia al cambio climático.

Similar Posts