¿Cómo puedo proteger mi idea?

En sí las ideas no pueden protegerse, a menos que sea guardadas en secreto y que la persona que las ideó no se las cuente a nadie; sin embargo, lo que sí puede protegerse son los productos que surgen a partir de esa idea.

La herramienta que cualquier innovador o emprendedor puede utilizar para proteger este producto o servicio es llamada Propiedad Intelectual. Según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), esta se define como “las creaciones de la mente: invenciones, obras literarias y artísticas, así como símbolos, nombres e imágenes utilizadas en el comercio.”(1)

La Propiedad Intelectual se divide en dos grandes grupos:

La Propiedad Industrial: Incluye lo que son marcas, patentes de invención, diseños industriales y las indicaciones geográficas.

El derecho de Autor: incluye obras literarias, tales como novelas, poemas y obras de teatro, películas, obras musicales y obras artísticas, tales como dibujos, pinturas, fotografías y esculturas, y diseños arquitectónicos”

Es de vital importancia para los emprendedores e innovadores dentro del área industrial y de investigación, tomar en consideración las ventajas y oportunidades que contrae para sus proyectos el contar con la protección total de sus bienes intangibles de propiedad intelectual.

En relación a lo anterior, se recomienda antes de empezar a explotar comercialmente cualquier idea innovadora determinar si el proyecto es susceptible de obtener una patente de invención, lo que permitirá al inventor o inventores gozar de un derecho exclusivo del uso de la patente por un período de 20 años, pudiendo delegar su uso en licencias y otras formas de canalización comercial de la patente, generando utilidades económicas.

Otro bien intangible de gran relevancia viene a ser la marca, que puede ser de productos o de servicios, dependiendo del giro comercial que el proyecto pretenda establecer. Contar con un registro para la marca es necesario para impedir que terceros utilicen el mismo signo distintivo provocando un perjuicio y daño tanto en lo económico como para la imagen de la empresa.

Los consumidores van a relacionar la marca con el producto o servicio que se trate, por lo que tener protegido dicho intangible le genera un gran valor agregado al proyecto.

(1)Organización Mundial de Propiedad Intelectual (OMPI), Manual ¿qué es la propiedad intelectual?. Accesado en http://www.wipo.int/export/sites/www/freepublications/es/intproperty/450/wipo pub 450.pdf.  Consultado el 4 de junio de 2013